Ermita de La Cruz del Carmen, y comienzo del Sendero de los Sentidos

 Tenerife.

De senderismo como afición, deporte o diversión, te damos información.



Volver al inicio


Diccionario canario


Rutas senderistas


Información sobre transporte público


Contacto


Tiempo en Las Mercedes

La naturaleza te puede ayudar a "vivir" tu presente de una manera mas amena y divertida, diciendo adiós al estrés y a las preocupaciones, todo ello  "sin medicamentos" solo basta con ganas de "sentirla", buscar una ruta, y andar y andar, sintiéndote parte de ella e integrándote en el paisaje, nunca "adaptando" el mismo, a tus gustos, necesidades y caprichos.

Cruz del Carmen-La Cuesta

 (Por el Camino de Las Lecheras)

Distancia recorrida: 17,3 kilómetros. 

Denominación Oficial...Camino Las Lecheras (sin homologar, salvo el tramo de la Cruz del Carmen a Las Mercedes de 2,6 Km)
Dificultad del recorrido: Comienzo FÁCIL hasta Las Mercedes y Jardina REGULAR La subida desde el Restaurante El Mago en Jardina a Las Cabezadas y Pico Amarillo (772m) FÁCIL...la bajada hasta Valle Jímenez, Tabares y La Cuesta.

Precauciones a tomar: Hay colmenas en el Valle de Las Chozas, y "pulgas" en algunas cuevas de la Gollada de los Horneros.

Fecha de la ruta: 4 de febrero del 2012.
Tiempo empleado:   5 horas 10 minutos
.
Flora silvestre observada: Faya,,brezo, escobones, cerrajas, til, hija, Laurel,zarzales, bejeques, verodes, 

Fauna silvestre observada: Aguilillas, cernícalos, tórtolas, mirlos, andoriñas, lagartijas ,pájaros milleros, perdices.

Puntos de interés turístico: El MIrador del Llano de los Loros, el Barrando y la Presa de Tahodio, 

Puntos de interés histórico: La Ermita de la Cruz del Carmen, La imagen de La Milagrosa en la Cruz del Carmen, La Cruz de Guerra en Valle Tabares

 

NOTA DEL AUTOR: Si por alguna razón no entiende alguna palabra, nombre o expresión consulte nuestro diccionario canario.

 Y recuerde que debe:...(Pinchar siempre en las fotos para ampliarlas)    

 


 

  La Cruz del Carmen

 

  Miro hacia el cielo, miro hacia la copa de los árboles, al llegar la guagua (075) a la curva del Mirador de Jardina situado en la carretera (TF-12) miro también hacia Las Llanadas y Las Cabezadas, por donde pasa la pista que tenemos que coger para bajar hacia Valle Jïmenez por el Camino de Las Lecheras, nada hace presagiar que el viento nos vaya a impedir iniciar hoy la jornada senderista, que nos va a llevar desde La Cruz del Carmen a La Cuesta por el Camino de Las Lecheras y después desde Valle Jímenez a Tabares y La Cuesta por el antiguo Camino Real que todavía en algunos tramos existe.

 

 La Cruz del Carmen amanece sin gente, sin signos de senderistas, excursionistas ni ciclistas, se ve que con motivo de la amenaza de mal tiempo, sobre todo rachas fuertes de viento y sobre todo frío, mas de uno se ha arrepentido de vestirse de "corto", al bajarnos de la guagua el primer "mordisco" del frío nos da de lleno a esta hora de la mañana (las 8:10) habrá sobre unos 9 o 10 grados a lo sumo, y encima la ligera brisa hace que la sensación térmica sea de cinco como mucho. Mi primera visita es ver La imagen de la Milagrosa. que está algo "escondida" en la parte trasera de la ermita, se trata de una réplica de la imagen que predice la Plaza de La Milagrosa en La Laguna, aunque esta es mas pequeña, antes de levantarse la ermita (año 1961) la imagen se situaba en lo que era una encrucijada del "Camino de Las Montañas", recorrido por campesinos, arrieros y mujeres que vendían (gangocheras) que vendían frutas, verduras o queso, y que bajaban a La Laguna por el antiguo Camino Real de Taganana.

 

  La ermita fue levantada gracias a la aportación de romeros y caminantes que se pusieron de acuerdo con el guarda forestal de la zona, él cual a cambiaba un "jace" de leña, por piedras, cal o cemento que le fueran llevando hasta el lugar, con la finalidad de levantar a la ermita, ya que antes de esa fecha solo existía la imagen de la Milagrosa y un vieja cruz  en uno de los "ramales" del Camino Real de Taganana, camino real que fue el primero en ser acondicionado y reparado por el Cabildo de Tenerife en el año 1501, siguiendo el antiguo trazado del camino de los guanches, obra que supuso un gran esfuerzo sobre todo en lo que hoy se conoce como Las Vueltas de Taganana. Taganana después de la conquista fue Cabeza de Partido y gozó gracias al ingenio de azúcar de una cierta importancia económica, la cual decayó al finalizar el siglo XVI, pasando a ser la viña y el vino su principal producto agrícola, así como la explotación maderera de sus montes para sacar "latas" que eran exportadas a Lanzarote, Gran Canaria y Fuerteventura, por los puertos de Tachero y Almáciga, pero las comunicaciones terrestres se hacían principalmente hacia La Laguna  por el Camino Real que pasaba por las Vueltas y las Casas de la Cumbre, no fue hasta el año 1968, cuando Taganana y Anaga vió llegar el "piche" y las carreteras a la Comarca.

 

 Bajando hacia Los Loros y Llano Los Viejos.

 

 Dejando atrás la historia, el frío y la Cruz de Carmen, iniciamos la Bajada del Sendero hasta Las Mercedes, cogiendo  a la izquierda la senda de "tablas", donde también comienza el Sendero de Los Sentidos, siguiendo el tramo número uno, cogemos la desviación a la derecha que nos llevará hasta el Mirador del Llano de Los Loros. Pasamontañas, guantes, abrigo, chubasquero "a mano", porque el frío es intenso en medio del monte, al llegar al Mirador de Los Loros, destaca mirando por el Barranco de Tahodio la silueta de los 333 metros de eslora del Crucero MSC Fantasía, atracado en el Dique del Este

 

 El Volcán de Güímar se ve hacia el Sur entre una blancuzca nebulosa, lo cual nos indica que por la "costa" hay lloviznas, Vemos Jardina y la Vega Lagunera, totalmente diáfana y sin señal de lluvia por ninguna parte, La Esperanza se ve algo mal entre brumas, las cuales cubren el Teide por completo, ocultándolo de nuestra mirada, el Mirador de Los Loros es un lugar muy apto para ver incluso en tiempos claros la Isleta, Las Palmas, Arucas y Guía,la observación se alarga un poco,  pero el viento y el frío invernal nos "echan" del Mirador, y después de sacar unas cuantas fotos a la zona donde destaca la torreta del anemómetro, volvemos al sendero en busca de la Zona Recreativa del Llano de Los Viejos.

 

 Vemos en Los Loros, los brezos florecidos, las flores amarillas de las cerrajas, y lo laureles mecidos por rachas fuertes de viento, las cuales se hacen mas notar hacia Jardina, cuando vemos como se bambolean los enormes eucaliptos de la zona de Los Pasitos de Jardina y el Ganiguito. El sendero resbala en algunos tramos de la bajada de Los Loros al Llano de Los Viejos, fayas, tilos y brezos aparecen cubiertos de musgo que cuelgan de sus ramas, y los troncos por su parte "norte" se ven llenos de un musgo verde, que le dan un aspecto mas húmedo aún. El día es desapacible pero el frió ha desaparecido a medida que hemos vuelto a caminar, el paso es acelerado tomando la precaución de no resbalar, con el apoyo de los bastones de metálicos avanzamos a una rapidez fuera de lo normal, sin enterarnos hemos llegado a la pista de tierra que llega hasta el Llano de Los Viejos, el cual aparece casi desierto, tan solo un par de coches, nos hacen ver que algunos "madrugadores" no se han amilanado por el mal tiempo anunciado en todas las televisiones.

 

Las Mercedes

 

  Cruzamos de nuevo la carretera TF-12, llegamos  a una subida algo resbaladiza que nos hace tomar algunas precauciones dado que podremos caer a la carretera por un talud de unos 10 metros, el monte aunque "seco" presenta en las laderas abiertas al nordeste, las trebinas nos anuncian que estamos llegando a La Embocadura el frío se  ha aminorado un poco, pero no lo suficiente para desprendernos de las prendas "auxiliares", como guantes, pasa montañas o sudadaderas, el monte queda atrás, ahora el paisaje y la vegetación cambian poco a poco, en el mismo sendero nos encontramos con menta silvestre, la cual olemos, la flor blanca con tonos lilas de un "cardocristo", dan buena muestra de lo "caluroso" que ha sido este invierno, el cardo solo florece en primavera, y por lo que se ve este año la misma viene con "prisas", apartando, empujando al "pobre" o escaso invierno que hemos tenido hasta ahora.

 

 Pasamos por detrás del Restaurante Casa Domingo, nos llama la atención y con pena observamos el deterioro de la antigua atarjea que bajaba por el camino de Las Montañas, hacia Las Mercedes, grafittis por doquier y en algunas zonas la caída de la atarjea labrada en tosca roja, que culmina el muro que a la derecha de nuestra ruta, se ve lleno de zarzas, vinagreras, amoresecos y maleza diversa. Un ejemplar de álamo blanco nos hace parar para contemplarlo, estos árboles fueron traídos a Tenerife, a poco de terminada la conquista, por las comunidades religiosas de los conventos, con el objeto de plantarlos en las tierras que el Adelantado les había otorgado después del reparto de Datas, hace poco he leído, que el Ayuntamiento de La Laguna tiene en proyecto recuperar el antiguo aspecto del Camino de Las Peras, que en su origen estaba plantado de álamos, también vemos un enorme y viejo algarrobero que flanquea la parte izquierda del camino, unos doscientos metros antes de llegar a la altura del depósito de bombonas de Las Mercedes, bajamos por la Calle Olof Palme, pasando por delante de la Plaza de la Iglesia de Las Mercedes,  donde se encuentra el cartel que anuncia el final o comienzo del sendero hacia La Cruz del Carmen.

 

 El gélido viento del nordeste es nuestro fiel acompañante, ha "bajado" con nosotros desde el Monte de Las Mercedes, y ahora nos sigue como si de un perrito faldero se tratara, haciendo que nuestro cuerpo no logre "entrar" en calor, vamos avanzando dejando atrás y a nuestra izquierda, la arboleda y huertas de el Lomo el Viento, el Lomo el Bucio, el Pico el Gamonal y el Lomo Llarena, al llegar al Cruce del Camino Viejo en Vueltas Blancas, nos llama la atención un ejemplar de naranjero al cual se le ha injertado un limonero, y el árbol da en unas ramas naranjas y en la otra limones, después de sacar unas fotos al "raro" ejemplar, y mirando el reloj donde las manecillas indican que son las nueve y cuarto, seguimos la ruta mas bien para "calentar" que para "contemplar".

 

 

Jardina

 

  Unas finas gotas amenazan con dejarnos aún mas helados si cabe pero avanzamos hacia La Cuesta, con  paso acelerado mas bien con ánimo de combatir el frío, pararnos en medio de la ruta ni siquiera lo contemplamos, dado que quedaríamos "yertos" del pelete que hace,cogemos a nuestra derecha el Camino Vereda del Llano, el cual nos llevará hacia la Iglesia de Jardina, en una pequeña huerta vemos como tres hombres, están cogiendo papas, apenas habrán recogido un par de sacos y llevan casi media huerta sachada, la "pobre" cosecha es señal del malísimo y seco otoño-invierno que estamos padeciendo.

 

  Pasamos por delante de la Ermita de Jardina y seguimos por el Camino de Jardina, hacia el Restaurante del Mago, donde a la derecha tenemos que subir por el Camino de Las Cabezadas hacia el Pico Amarillo y lo alto de La Planada, unos ejemplares de almendreros en flor nos contemplan a la vez que sus delicadas flores blancas aparecen regadas por la carretera, al haber sido recientemente arrancadas de los árboles por las fuertes rachas de viento, que de vez en cuando nos recuerdan que hace "mal" tiempo. al llegar a una curva doscientos metros antes del Restaurante El Mago, en el patio de una casa en el lado izquierdo del Camino de Jardina, aparecen regios y firmes las violáceas flores que en forma de ramilletes le da un aspecto precioso, casi de postal, al jardín de una antigua casa de estilo canario.

 

 La pista que ahora recorrimos es de tierra y de fuerte pendiente, discurre desde elRestaurante del Mago hacia arriba por Las Cabezadas, al lado izquierdo un sembrado de trigo y al lado derecho otro mas pequeño de centeno, (quizá para se utilizado como forraje para las vacas) le dan al sitio un aspecto totalmente rural, y de estampa de antaño, la pendiente se nota como es utilizada por todoterrenos que suben hasta lo alto del Lomo Largo, o bajan por ella hasta el Valle de Las Chozas, donde tienen que dar marcha atrás porque no tiene salida, o se encuentran antes con una cadena que les impide el paso, pero que ciertos vehículos de tracción a las cuatro ruedas, han podido sortear creando un "atajo".

 

 Llegamos a un repecho donde en el lado izquierdo vemos plantados ejemplares jóvenes de olivos, la verdad que pienso si será un lugar óptimo para dicho cultivo de tierras de secano y lugares mas cálidos como por ejemplo el buen rendimiento que están dando en Arico. El pardo de la tierra es salpicado y "roto" con manchones de flores amarillas de trebina, lilas de palominas, y sobre todo miles de flores amarillas (las mas abundantes) que llenan toda la Zona de la Fuente del Cuervo, Piedra Alta y La Arenita.

 

Valle de Las Chozas y La Cancelilla

 

   Llegamos arriba y  la pista es "cortada" por  una cadena, la cual, como hemos dicho antes, es "sorteada" sin dificultad por los todoterrenos, por un atajo,desde una altura de 754 metros de altura, aparece un horizonte de paisajes de una belleza sin par, hacia el Norte nos encontramos con el Monte de Las Mercedes, el Pico del Inglés y la Cruz del Carmen, hacia el Este Santa Cruz y en dias claros Gran Canaria, hacia el Sur el La Hamburguesa, La Montaña de Taco con su "cicatriz" irrecuperable, aparece aún mas desvalida y "afeando" la contemplación del paisaje, hacia el oeste la también "herida" de muerte (paisajístico se entiende) de la Montaña  Brimagen, el verde del Monte de La Esperanza, y "oculto" entre nube El Teide. La Vega lagunera,  aparece allí abajo como aún dormida cuando el despegue de un avión nos hace alejar la mirada hacia la pista del Aeropuerto de Los Rodeos. unas vistas que están ahí a apenas media hora caminando y que parece que se sitúan en otro lugar mas lejano y olvidado.

 

 Tuneras, piteras, tabaibas amargas, todo salpicado con los elegantes colores amarillo chillón,  de los ramilletes del Bejeque arbóreo, y así bajamos por el sendero que discurre por el Valle de Las Chozas, donde la elegante y triangular silueta del Pico Cho Ramón (779m) se perfila altanero y vigilante hacia el sudeste. Un cártel de "peligro abejas" nos hacen recordar las colmenas que se divisaban desde lo alto del Lomo Largo, un pino en mitad del camino, plantado allí le dan un cierto aspecto de "monte" al lugar, el sendero hace una curva para salvar la Cañada del Salto de Rosa, y sigue por la ladera izquierda de la Mesita de Hilario, hacia abajo, donde nos encontraremos con  la Cancelilla, se trata de una especie de portada de rejas metálicas puesta allí en un lugar donde el sendero transcurre entre la tosca esculpida en lo alto de La Mesita de Hilario, es antigua y su disposición era para hacer de "puerta" al lugar donde se tenían las vacas sueltas, para que no se dispersarán y pudieran salir de la "cañada" del Valle de Las Chozas.

 

  El sitio es de una belleza sin igual el sendero es estrecho pero está limpio y bien cuidado, mas bien por parte de los senderistas, porque el lugar ya apenas tiene ganado, salvo una manada de unas cien cabras, que al cuidado de un curtido cabrero ramonea y pastan por todo el Valle y laderas del Barranco de Las Chozas. subimos el pequeño repecho antes de la Cancelilla casi sin ser vistos, dado la altura que allí toman los hinojos, que alcanzan casi el metro y medio de altura, el aroma de los inciensos cuando los rozamos es intenso y a veces tan penetrante que te "coloca".

 

   Bajamos desde la Cancelilla hacia la Gollada de los Horneros, y el lado derecho se divisa una vieja alambrada de espinos, que delimitan un coto privado de caza cuando;....¡¡Bruuubbb Bruuubbss!!, un bando de unas cuatro o cinco perdices se echan a volar buscando las laderas abajo de La Gollada de los Horneros, trasponiendo por el Lomo Los Brezos, el suelo del camino aún tiene sus lajas originales, las cuales en algunos puntos lucen totalmente lisas, dado la antigüedad y el uso a la que fueron sometidas hasta hace apenas cuarenta años por lecheras, burros y cabras, que por este sendero transitaban desde Jardina hasta "Los Valles" o Santa Cruz, pasando por Cueva Roja o Los Campitos.

 

 La Gollada de Los Horneros

 

   Siguiendo el sendero el viento arrecia, pero ya no hace tanto frío, rachas enfurecidas de un aire frío procedente del mar, nos congela la cara al tiempo que nos hace echar mano a la gorra para que no vaya a parar al Corral de Piedra, Lomo Los Largos abajo. hemos llegado a la Gollada de Los Horneros, las cuevas que servían de corral de vacas, aparecen igual que antaño, hasta los pesebres y dornajos excavados en la tosca siguen casi intactos, entramos en ella para "goler" y enseguida me doy cuenta que hay "pulgas".

 

 Poco o nada nos quedamos en las cuevas-corrales de la Gollada de Los Horneros, por fuera de las grutas, dos viejas tabaibas llenas de musgo y con el tallo ennegrecido por el musgo, ofrecen la posibilidad de sacar una bonita foto del Barrio de la Candelaria, parte de La Cuesta y la Montaña de Guerra. Ante nosotros se nos presenta un cruce de caminos con tres direcciones distintas, la de la Izquierda baja por la Hoya del Diablo, Piedra Alta, Pico Tacho, Finca Los Lirios y Salto de Hilario, hasta el Lomo de Las Casillas en Los Campitos, o mas bien en la margen izquierda (según bajamos) del Valle Jimenez. La de la derecha baja hasta el Barranco y Salto de Carmona, Los Vallitos,Lomo Colorado y el Castillo. el camino del centro sube hasta la Fuente del Pico, (Pico Tacho 703m). Nosotros optamos por bajar por la de la izquierda por la pista que se "pega" al barranco de Tahodio en el mirador que hay en la Entrada de Los Lirios.

 

 La Floración de los bejeques arbóreos llena toda la Hoya del Diablo y el Lomo del Diablo de un colorido verde y amarillo digno de un "caballete" de pintor, por laderas y riscos se desparrama también alguna mancha blanquecina de algunos almendreros, pinos sembrados hace poco tiempo a la vera de la pista, parece mas bien "intrusos" ya que no guardan proporción en altura con el resto de la vegetación del lugar. llegamos a la Entrada de Los Lirios, subimos unos cincuenta pasos y desde La Clavellina miramos hacia el fondo del Barranco de Tahodio, donde aparece con un tono pardo-verdoso la "enfangada" agua de la "Charca", unos puntos blancas denotan la precensia de garzas, garcetas y patos salvajes nadando y alimentándose en la superficie. Siguiendo la pista de tierra, y un poco mas abajo aparece la tanquilla seca, sin agua y junto a esta una cueva de tosca trancada con candado, la cual se nota que es utilizada para guardar aperos o productos para el tratamiento de los cultivos de una huerta cercana a la ladera del barranco, donde vemos plantados aguacateros  y naranjeros, así como alguna col, millo y papas.

 

Lomo de Las Casillas

 

   El Sol nos "calienta" un fisco, bajando por la pista camino del Lomo de Las Casillas, y a la altura del Salto de Hilario una racha de viento huracanado, hace mecerse los eucaliptos al tiempo que su "silbido" entre las ramas nos mete un poco de miedo, ya que no sabemos si la misma iba  a durar mucho tiempo, solo unos minutos después el viento a vuelto a soplar flojo del cuadrante nordeste, y por lo tanto nada tenemos que temer, incluso hasta un rayo de Sol nos acompaña en la bajada, cerca del Charco Negro la pista cruza el Canal de Los Valles, y después de una curva donde aparece un viejo algarrobero llegamos a las primeras casas del Lomo de Las Casillas, y el Monte de Las Mesas, algo mas abajo Valle Jimenez y La Montaña de Guerra, nos indica que estamos a menos de cinco kilometros de nuestro destino final en La Higuerita, Carretera General de La Cuesta, para coger la guagua y subir la Estación de La Laguna, donde tenemos aparcado el coche.

 

   El cártel indicador del final de Valle Jimenez aparece ante nosotros en la carretera de Los Campitos, (TF-111) , pegada a la derecha de la carretera, nos fijamos en unos viejos carteles ferrujientos, en el que apenas puede leerse "güiston" aparece clavados con viejas y herrumbrosas punchas a los cantos de tosca de la pared de una vieja casa en ruinas, una bonita buganvilla la ha colonizado por completo, por los carteles, la cercanía a la carretera y al Viejo Camino Real del Valle Tabares, y también por su estructura nos damos cuenta enseguida que era antiguamente una "venta", donde seguramente paraban lecheras y arrieros para descansar o para comprar alguna mercancía de "fuera", como latas de sardina, azúcar, aceite o telas e hilos de coser, para luego llevarlos a sus casas allá arriba en "Los Valles".

 

   En Las Escamitas, la parada de guagua sirve de punto de encuentro y reunión, una especie de "parlamento", como los hay en todo pueblo, barrio o plaza, donde se ajuntan los mayores y jubilados a recordar las cosas de "antes" y a hablar de lo "mal" que está la cosa ahora y lo caro que está todo. pues son estos señores quienes nos indicaron por donde se bajaba por el Camino Real hacia el Pozo del Llano y Valle Jimenez.

 

El Camino Real a su paso por Valle Jímenez.

 

  El Camino Real, que baja a la derecha de la parada de guaguas del Lomo de Las Casillas, en el lugar que llaman Las Escamitas, presenta un buen aspecto, discurre ladera abajo con un firme de lajas de basalto que denotan su antigüedad, por lo lisas que se ven en algunas partes, discurre encajonado entre paredes en algunos tramos donde tuneras, piteras, zarzas y cerrillos son la vegetación principal del mismo, huertas abandonadas llenas de hierba seca y cardos son mudos testigos de que antaño Valle Jimenez se sembraba de trigo y centeno, para alimentar a hombres con el gofio de sus semillas tostadas, y al ganado con la paja, que estos bancales daban como cosecha.

 

  El Camino Real deja de ser de piedra para "empicharse" y denominarse ahora "Pedregal de Los Valles", al llegar a Las Cañitas donde se convierte en "carretera de piche", o calle asfaltada, lo que ustedes prefieran, y así llegamos siguiendo el antiguo Camino Real de Tabares, hasta el Llano de Las Cuevas Blancas, donde discurre como "calle empichada" siguiendo la margen derecha del Barranco de Carmona, la tala reciente de eucaliptos por parte del Ayuntamiento de La Laguna ha "aclarado" un poco el fondo del cauce del barranco.

 

 El Camino Real ahora se llama "Camino del Toscal" a su paso por las casas que se encuentran encaramadas en las primeras estribaciones del Monte de Las Mesas, el impresionante Salto del Tanque, y el Risco de La Vera, con sus paredes a plomo cortan la respiración nada mas verlo, si miramos desde el Sorribillo se aprecia una parte de Santa Cruz y el Barrio de La Salud, en los riscos donde antaño colgados con una simple soga y una tabla se cogía la Orchilla, ahora pueden incluso observarse como han dejado clavadas en el risco los practicantes de escalada en roca, los antiguos se jugaban la vida para comer, y los de ahora por deporte y diversión, tantos los unos como los otros demostraron y demuestran tener un gran valor y arrojo para "colgarse" de esas fugas, acantilados como los del Barranco de Guerra, que se une con el  Barranco de Santos a la altura del Barrio de La Salud Alto.

 

Valle Tabares

 

  El Camino Real sube por el Sorribillo  (Curva de Los Cochinos) para ser parte de la Carretera General de Los Campitos a La Cuesta, pasamos delante de la Casa de Guerra, propietario que da nombre a la Montaña (Polvorín de Tabares) y al Barranco del mismo nombre, con su impresionante "salto", cruzamos el de nuevo el Canal de Los Valles y cogemos la Carretera General hasta la Cruz de Guerra, un relinchar de caballos desde la antigua Finca de Larroche, nos indica la presencia de una zona donde la equitación tiene una buena acogida, y las cuadras son normal general en cualquier casa del lugar, pasamos por la Hoya de La Fuente, y Las Tosquerillas, donde desde una huerta de cardos secos, echan  a volar una bandada de milleros, lo cual indica la cercanía de la primavera, no la del "almanaque", sino la que marca la naturaleza, los milleros son pájaros que aparecen en Tenerife a principios de primavera con la intención de nidificar y sacar adelante a sus polluelos para luego emigrar de nuevo a África entre octubre y noviembre.

 

 Llegamos a la Farmacia de Valle Tabares, después de mas de quince kilometros a cuestas a penas notamos el cansancio, ni siquiera hemos sudado la temperatura ahora es de unos 18 grados y son las doce y media del mediodía, mirando hacia el Camino de los aparece en la curva de la Carretera a la derecha nuestra la Cruz de Guerra. que es siempre testigo del paso de los "barcos" que hacen allí su parada, cuando en las fiestas en honor de la Virgen del Rosario, hacen la romería de Valle Tabares a Valle Jimenez.

 

  Enfrente justo de la Cruz de Guerra, volvemos al Camino Real, ahora convertido en Calle de las Laderitas, detrás de una filera de eucaliptos aparece medio "escondida" una era, la inspecciono a fondo y veo que esta en verdad "intacta" salvo unas cuantas piedras de una pared medio sorribada, se encuentra en buen estado de conservación se nota que hace lo menos cuarenta años que no se trilla en ella,  con medio día de trabajo limpiando "yerbajos" secos, se puede dejar "limpia" de polvo y paja, nunca mejor empleada esta socorrida expresión.

 

  Los Llanos de Parol aparecen ante nosotros después de dejar con la alegría que supone encontrarte con una era casi en perfectas condiciones después de décadas de abandono, dos hombre se afanan en limpiar y desinfectar las jaulas de unas palomas mensajeras, seguramente con intención de "viajarlas" pronto, en la huerta de enfrente y que da nombre al lugar "Los Llanos de Parol", vuelan no menos de cien palomas mensajeras, al rato se posan y vuelven a remontar el vuelo, como si hicieran "calentamiento", hacia tiempo que no veía un bando de palomas "finas" ( a las mensajeras así se les llaman en Canarias) dado que la afición a la  Colombofilia ha pasado a mejor vida, y apenas quedan un centenar de "palomares" cuando no hace mucho eran "miles" en todo Tenerife.

 

 La Cuesta

 

   Bajamos de nuevo a la Carretera General dejando atrás ya de forma definitiva el antiguo Camino Real por el Puente de Tabares, apenas es una senda que pasa junto a una casa donde mas de unos diez perros nos saludaron y casi dejaron sordos con sus ladridos, cruzamos el puente dejando a la izquierda La Montaña de Guerra o el Polvorín de Tabares, el cual llegó a hacer explosión a principios de los años cincuenta, dejando parte de la Cuesta inundada de picón, llegando incluso la onda expansiva a romper algunos cristales de ventanas de edificios de Santa Cruz. El Drago de Tabares aparece nada mas de empezar a subirpor la carretera una vez dejamos atrás el Puente, se trata de uno de los cincos dragos mas antiguos e importantes del Municipio de la Laguna, que son  los siguientes: drago de Santo Domingo (siglo XVI), drago de la finca de San Francisco (Valle de Guerra, 150 años), drago del Barranco de Dios (Tejina, 150 años), drago de Valle Tabares (150 años) y drago de Cho Marcos Ratón (Tejina, 225 años).

 

 Con "solito" y con ganas de llegar a la parada de la guagua (014) avanzamos por la Carretera de Los Campitos en el intento de llegar a La Higuerita antes de la una, pasamos por encima del puente del Barranco de Santos, en el cruce de La Piterita, en la esquina, en la placa del Ayuntamiento de La Laguna se puede leer:... "Calle de la Tranquilidad", y le hacemos caso nos serenamos un poco, y bajamos el ritmo de la zancada que después de 17 kilometros, las piernas tienen que pesar, pero no,... el Camino de Las Lecheras no ha sido para nada duro, mas bien un paseo y un recuerdo de tiempos pasados, cuando un esforzado grupo de mujeres, bajaban a Santa Cruz para llevar la leche fresca y recién ordeñada de las vacas de la Vega lagunera.

 

FIN.

 

 

Mas fotos de la ruta:

(Haga clic sobre las fotos para ampliarlas)

 

 

 

 Fotos: © Copyright 2012.

Uche Perdigón Díaz

Textos:

© Copyright  Uche Perdigón Díaz 2012


Cualquier duda, pregunta, información o error, que requieran aclarar o subsanar, sobre el texto, enlaces o imágenes que ofrece la página web, www.senderistas.info pueden dirigirla al administrador de la misma en el siguiente e-mail:

lucperdigon@hotmail.com


Volver al inicio

© Copyright 2011-2012  www.senderistas.info