Cabras hacia La Feria de Ganado de La Florida, a su paso por

Los Pinos, La Orotava

 Tenerife.

De senderismo como afición, deporte o diversión, te damos información.



Volver al inicio


Diccionario canario


Rutas senderistas


Información sobre transporte público


Contacto


tiempo Aguamansa

La naturaleza te puede ayudar a "vivir" tu presente de una manera mas amena y divertida, diciendo adiós al estrés y a las preocupaciones, todo ello  "sin medicamentos" solo basta con ganas de "sentirla", buscar una ruta, y andar y andar, sintiéndote parte de ella e integrándote en el paisaje, nunca "adaptando" el mismo, a tus gustos, necesidades y caprichos.

La Caldera-Mamio-Pinolere-La Florida

Distancia recorrida: 15,3 kilómetros. 

Denominación Oficial...La Caldera Pinolere por Mamio
Dificultad del recorrido: Comienzo FÁCIL hasta La Casa del Agua  DURO la subida al Lomo de Los Madroñeros ,(Ruta del Agua) REGULAR Desde la pista forestal de La Caldera a Los Órganos FÁCIL...la bajada hasta Mamio y Pinoleris, REGULAR  De Pinoleris a La Florida

Fecha de la ruta: 28 de enero del 2012.
Tiempo empleado:   5 horas 10 minutos
.
Flora silvestre observada: Faya, madroñeros,Pino canario,brezo, escobones, cerrajas, trovisca,zarzales, bejeques, verodes, 

Fauna silvestre observada: Aguilillas,papito,tórtolas, paloma turqué, mirlos, andoriñas, pájaro canario, Pinzón ázul, mirlo.

Puntos de interés turístico: El Barrio de La Florida y su Puchero popular por las fiestas de San Antonio Abad y La Virgen de la Esperanza, (Fiestas de enero); Los Órganos en Aguamansa.

Puntos de interés histórico: Los Pajeros de Pinoleris, arquitectura rural "única" de la zona de los Altos de La Orotava.

 

NOTA DEL AUTOR: Si por alguna razón no entiende alguna palabra, nombre o expresión consulte nuestro diccionario canario.

 Y recuerde que debe:...(Pinchar siempre en las fotos para ampliarlas)    

 


 

 Pista Forestal de La Caldera a Los Órganos.

 

 

  Las cabras avanzan por la Carretera de La Orotava a Granadilla de Abona (TF-21), a su paso por Los Pinos, donde esperamos la guagua de las "nueve", (la primera que sube a La Caldera) cansinamente y "pasando" del todo del tráfico rodado, los animales son conducidos por dos niños, el mas grande no tendrá mas de 15 o 16 años y el pequeño le hecho a la sumo ocho, ayudados por dos perros, los chiquillos pastorean como si de cabreros de "antes" se tratara, el mayor lleva el rebaño en dirección a La Florida, donde se va a celebrar la 42-º Feria de Ganado, que comenzará a las diez de la mañana, con motivo de las Fiestas de San Antonio Abad. , la guagua viene detrás de la manada y el chófer "soporta" y tiene que adaptar la velocidad al ritmo de las "cornudas".

 

 ¡¡A la Caldera!!..."crac crac"...el bono entra y sale automáticamente, como en una rutina monótona, la máquina aguanta miles y miles de "validaciones" estoicamente, nos acomodamos y el conductor espera prudentemente hasta que por la curva de Los Pinos trasponen las últimas cabras y baifos en busca de la Feria de La Florida, subimos por las curvas de la Carretera de "Las Cañadas", como se conoce en la Orotava a la vía, comprobando como el pardo de los castañeros del mes de noviembre anterior, ha dado paso a una desnudez de "pintura" digna de pintores paisajistas como Camille Corot o  de temas "rurales" como Jean Francois Millet, ambos pintores gustaban de pintar el campo, Millet el "trabajo" y Corot era mas "paisajistas", sin duda que se hubieran sentido muy a gusto plasmando en su lienzos el paisaje otoñal e invernal de Tenerife.

 

  Desde Barroso y mirando a través de la ventanilla se divisa el Puerto de la Cruz, el Hotel las Águilas aparece diáfano sobre la Montaña de La Horca, llamada así por el ahorcamiento de Guadameñe, hermano del Mencey Añaterve de Güímar, al que Benchomo había hecho prisionero en la Batalla de Pasacola, y después de la firma de la "paz" del  Mencey guimarero, con Alonso Fernández de Lugo, el tahorino se sintió traicionado y consideró roto el tratado de paz, por lo que se dispuso a ejecutar al príncipe guimarero, en donde hoy se sitúa el Hotel Las Águilas, la zona baja del Valle de La Orotava, luce con una luminosidad radiante, que contrasta mucho con la nubes grises que se han ido depositando desde muy temprano en los altos de La Corujera y Pino Alto, mirando hacia el Noreste, la Cumbre de la Cruz de La Lajita aparece cubierta y se nota como cae una fina lluvia sobre los montes de La Orotava.

 

 La guagua llega a La Caldera y nos bajamos, la primera sorpresa agradable de la jornada, "apenas hace frío", esperábamos un pelete digno del mes de enero, y de un día de lluvias moderadas como las que nos habíamos encontrado de Los Rodeos a Tacoronte, pero apenas una brisa fría nos entumece un fisco en la zona de sombra y mas bien debido a la naturaleza húmeda del monte, iniciamos la ruta, son las nueve y media y encaminamos nuestro pasos hacia la Choza de Pedro Gil, donde nos cruzamos, primero con el Barranco Lerito, y en cuyo cauce mas arriba, concretamente en el Lomo de Tierrita Arada, se encuentra el famoso "Pino del Lerito",  después nos cruzamos con varios ciclistas a los cuales habíamos visto "calentar" en La Caldera, el cielo sigue despejado a la llegada a la Choza de Pedro Gil, donde se cruza la pista foresta co el "Camino de Candelaria" que sigue hacia Las Crucitas a mas de 1700 metros de altitud y "paso" culminante donde los romeros y peregrinos suelen hacer un alto, antes de enfrentarse a la bajada y el picón del Volcán de Arafo.

 

   Hoy apenas se nota el frío, el chubasco previsto en la zona norte de Tenerife, no hace presencia, los escobones florecidos (En La Palma tagasaste) rompen con sus flores blancas el verdor predominante del monte, aportando manchones "níveos" aquí y allá, sobre todo en laderas abiertas al "mediodía" como es el caso de la Pista de Los Órganos, la Casona de la Finca de Los Arroyo Perdigón luce allá abajo en Aguamansa, como una "isla" de arquitectura tradicional canaria, emerge blanca y mas radiante que nunca y se ve mas despejada de vegetación por el efecto "desnudez" de los castaños, no se olvide que en su finca existe uno de los ejemplares mas antiguo y grandes de Tenerife, El Castañero de Las Siete Pernadas. donde consta en documentos de siglos pasados, fue utilizado para el ahorcamiento de varios reos.

 

  Ruta del Agua.

 

     Llegamos  a la Casa del Agua, una construcción de piedra que repartía y aún reparte, el agua que proveniente de las galerías y antiguos nacientes de la zona, las cuales eran después conducidas y "medidos" sus caudales para diversos destinos, por medio de canales y tarjeas tanto dentro del Valle de La Orotava.o para otros lugares mas lejanos como La Laguna, Subir la "Ruta del Agua" no es tarea fácil, los cientos de escalones que nos vamos a encontrar a medida que avanzamos por el sendero de la vertiente izquierda del Barranco de Los Madroñeros, amenazan con hacernos sacar la lengua cada diez pasos, y todo el aire de los pulmones  parece poco con tal de hacer mas llevadero el ascenso, las rodillas y gemelos se resienten con la "pechada", escobones, cerrajas, brezos y pinos nos flanquean el camino, llegamos a una curva del sendero a mitad de la subida, y nos paramos a contemplar Aguamansa y el Teide, el "padre" de Tenerife aparece "limpito" sin fisco nieve ni siquiera en el cono sumital, lo cual habla bien a las claras del año de sequía que soportamos.

 

 Los pájaros siguen cantando y eso es señal de que no va a llover, a pesar de que el cielo se ha ido cubriendo con gruesas y amenazadoras nubes de color negruscos que han ido apareciendo por el mar cercano al Rincón, para subir poco por Pino Alto, La Lajita y cubrir La Crucita y Los Órganos, pero el camino está seco todavía y la pinocha del sendero no presente peligro alguno, no deben olvidar que la pinocha "mojada" es uno de los mayores peligros de las laderas y montes de Tenerife, dado que resbala igual que el hielo, después de una nevada. Así que nunca confíen en la pinocha suelta en caminos y veredas.

 

 Llegamos a al cruce del sendero señalado, pero yo cojo otro que sigue hacia la Hoya de Las Yedras, el cual sigo para visitar las ruinas de una casa vieja que hay en el lugar, del que solo quedan los muros, ya que las tejas, ventanas y puertas han sido arrancadas o se han podrido del todo, debido a las inclemencias meteorológicas del paraje. el silencio en dicho lugar se puede "escuchar" como bien se suele decir, se nota como el sitio es utilizado de cuando en cuando para "acampadas" y hasta las paredes encaladas presentan la "negritud" de alguna fogata,  entre cerrajas, escobones y brezos, vuelvo al cruce para continuar el sendero hacia el Paso de Las Carboneras, situada a 1615 metros de altura, el cual es estrecho y está lleno de pinocha, la cual voy apartando con el "bastón" metálico, para que mis compañeros puedan pasar a continuación sin riesgo de resbalón, que si lo hubiera sería de fatales consecuencias dado que el Paso de Las Carboneras, discurre por la ladera del Lomo de Los Madroñeros, y presenta unos cientos de metros de profundidad.

 

 Despacio y sin mirar hacia abajo para no sentir vértigo llegamos con cierto alivio al llamado Roque de los Escaleras, donde compruebo como una piedra "suelta" en lo alto está precariamente sujeta por otras dos mas chicas, con el consiguiente peligro que salga rodando ladera abajo hacia el fondo de la Hoya de los Tajinastes, el Roque de Las Escaleras no representa peligro alguno, una baranda de pinos cortadas en "serrería", soy mas partidario de ponerlos tal cual son cortados, aunque si bien es cierto que hay que tratarlos con alguna pintura para que perduren mas tiempo, pues bien, el sendero es flanqueado por estos maderos a modo de "quitamiedos", y está muy limpio y cuidado, solo he notado la falta de un escalón de madera en la bajada de Las Escaleras.

 

 El sendero una vez hemos logrado salvar el Paso de Las Carboneras y Las Escaleras, discurre entre una vegetación de laurisilva, donde no abunda tanto el pino, los brezos, fayas y algún codeso son las especies botánicas mas importantes, transitamos por esta "isla vegetal" de laurisilva, con el paso algo acelerado porque el sendero está en perfectas condiciones, la ausencia de pinos y por lo tanto de pinocha nos hace avanzar por el Lomo de la Arquillas llamado así por la existencia de varias "arquillas", que son pequeños estanques donde se "reparte" el agua los canaleros, hacia los diversos regantes, teniendo en cuenta turnos (llamada "dula") y cantidad de agua medida en "pipas" (una pipa=480 litros). Después de bajar el Lomo de Las Arquillas, y en el mismo sendero llegamos a una faya impresionante, el ejemplar se nota centenario  y  presenta mas de veinte ramas entre cruzadas y retorcidas, que le dan un aspecto de árbol de "cuento", Hensel y Gretel seguramente se hubieran "perdido" entre sus múltiples y grandes ramas, o se hubieran escondido de la bruja, casi sin ser visto debido a su exuberante follaje.

 

 Volvemos a la Pista de Los Órganos, después de bajar el tramo final de los 1,9 "bonitos" kilometros de la Ruta del Agua, por el sendero que atraviesa La Pedrera (1230m), lugar conocido así, debido a las redondeadas piedras llenas de musgo que las recubre, dándole al lugar un aire casi de "Monte Gallego" al lugar, tomamos de nuevo la ancha pista de tierra de Los Órganos y "reandamos" unos trescientos metros de nuevo hasta la Casa del Agua. Con el paso acelerado porque son las doce de la mañana aún nos queda bajar a  Pinoleris y La Florida, sin contar las dificultades que no podamos encontrar en la Bajada por la pista de La Rosa de Mamio, que así se llama originalmente, la pista de tierra que baja desde la Choza de El Topo (1195m) a la Choza de Pérez Ventoso.

 

La Choza de El Topo

 

 Atraviesa la pista el Barranco de los Valentines, y en la subida por su margen derecha ya "no" se ve el Teide, el cielo está totalmente cubierto pero los pájaros cantan, "seña" de que por ahora no va a llover, llegar a la Choza de El Topo produce zozobra, rabia y bochorno, verla sin techo, abandonada y sin ofrecer al caminante el "refugio" y el cobijo para la que fue puesta en este lugar de el Lomo de El Topo, restos de comidas campestres esparcidas por doquier, incluidos plásticos, algún envase de refrescos, solo la mesa y los bancos de tablas de pino, sirven, mas bien en verano, porque el lugar es frío y desapacible, de algo de ayuda a senderistas, ciclistas y demás usuarios de la Pista Forestal, sobre la mesa veo una bolsa de plástico blanca bien cerrada, dejada "olvidada" por algún excursionista, al abrirla aparece una tortilla de papas  y cebollas casi "sin tocar", solo habían cortado un pequeño trozo, algunos creen que en el monte hay un servicio de recogidas de basuras, parecido o similar al de su calle o barrio.

 

Mamio.

 

  Pasando la Choza de el Topo y a la izquierda, hay un viejo cartel de madera, que indica a Mamio, Pinolere, La Florida, cogemos la pista de tierra deteriorada por la falta de mantenimiento, la erosión pluvial de su pendiente, y por el uso de caballos y "quads". en la bajada por la zona de Las Rosas de Mamio, vemos el "mondongo"  (en canario vísceras o tripas) y demás restos de un conejo, lo cual indica que en la zona existen "gatos salvajes", los cuales son objeto de feroz persecución debido  a que diezman las poblaciones de perdices y conejos, yo soy partidario de "controlarlos" porque en el fondo también realizan una labor de control de ratas y ratones en nuestros montes, estos gatos asilvestrados son el producto de la introducción después de la conquista de estos animales domésticos que se han ido asilvestrando, y que en el fondo presentan una existencia parecida al "protegido" Lince Ibérico, no estaría mal que desde el Cabildo o el Gobierno de Canarias, se hiciera un estudio ciéntifico serio, con el fin de saber cuantos ejemplares existen en la realidad, y el grado de presión depredadora que ejercen hacia otras especies autóctonas.

 

  Seguimos bajando entre boñigas de caballos y tarjeas del agua de las lluvias por la pista de las Rosas de Mamio cuando, al llegar a un cruce sin señal alguna, tomamos la que va hacia nuestra derecha, con el objeto de llegar a la Choza de Pérez Ventoso, por eso recuerden tomar siempre  la de la diestra si quieren pasar por la antigua Choza de Pérez Ventoso  (1002 m) y que presenta un aspecto de ruina total, sin techo y tan solo los puntales de madera dan señal que antaño allí se refugiaban turistas, caminantes y excursionistas.

 

La Cruz y los castañeros de Mamio.

 

 

 Mamio y Pinolere son el reino del "castañero", aparecen ejemplares centenarios al borde del camino. rotuladas y bien aradas huertas presentan ya los primeros retoños de la "papa bonita temprana", plantada con el creciente de enero, las huertas están cuidadas con esmero y primor, como antiguamente se hacía a base de azada, y ahora ayudado por "pibas" y motocultores, en la Montaña de Mamio (1004 m), aparte de huertas de coles, papas  y millos, flanqueadas por los centenarios castañeros y nogales, se ven flores de jardín "asilvestradas" por doquier, geranios, margaritas, buganvillas, crecen entre las piedras de las paredes del sendero, que nos lleva poco a poco hacia Pinolere,  las flores de trebinas en el suelo y la de escobones a medio altura, es lo que "rompe" el verde-canelo del paisaje invernal de la zona, llegando a la Cruz de Mamio aparece el primer "pajero" típico de la zona.

 

 Bajamos ahora por una pista empichada de una gran pendiente, pero no exenta de belleza paisajística, mientras descendemos por el Tomadero de Mamio  nos encontramos con una pareja de jóvenes turistas extranjeros, que traen un mapa en la mano,  la "piba" en un perfecto castellanos nos pregunta... por "Fiesco" (Barranco de Fiesco) y si:... ¿por aquí vamos bien hacia La Caldera?,  con cierta pesadumbre vemos algunas huertas ya están casi irrecuperables, helechos y zarzales se la han "comido" literalmente, debido al abandono y al no ser plantadas ni sembradas desde hace años, seguimos con la mente puesta en el Puchero de La Florida, al llegar al cruce en el llamado Pazo de la Zarza, cogemos la carretera estrecha que se bifurca hacia la derecha, siempre teniendo como referencia la "vera" del Barranco de Los Roques, al borde de la carretera rebuscamos entre las amarillentas hojas de los castañeros que han caído sobre el piche, y aparecen algunas castañas chicas, que al menos nos sirven para quitarnos el desconsuelo, hasta llegar a la hacia La Bubanga.

 

 Los Pajeros.

 

Los pajeros de la zona alta de La Orotava, (Pinolere, Barroso, La Florida) son construcciones típicas de la zona hecha con una base  paredes de piedra, de unos dos metros de altura, que se recubre con un techo de "jaces" de paja bien apretados, los cuales después se sujetan con "latas" (varas cortadas por la mitad) de castañeros, el techo se levanta con una fuerte corriente a "dos aguas", para que la lluvia escurra hacia abajo sin llegar a penetrar en la paja, solo la "moja" por fuera, suelen ser calientes y acogedores en invierno y frescos en verano, aunque su finalidad primordial era como "bodega" y pajal, también se utilizo antaño como vivienda, recuerdo en casa de mi abuela (La Florida Alta) la existencia de uno, detrás de la cocina de la casa. Los pajeros fueron introducidos en la zona, después de la conquista de la Isla por colonos portugueses procedentes de la Isla de Madeira, y que fueron traídos a La Orotava para la trabajar en la construcción y el posterior funcionamiento de los "Ingenios" de ázucar, debido tanto la gran cantidad de agua que el cultivo necesita como a la leña que había que cortar para alimentar sus calderas, de donde después salía la "melaza", que al ser refinada posteriormente se transformaba en azúcar, producto canario que entre los siglos XVI al XVIII , llego a tener gran prestigio en Europa, haciendo ricos a muchos comerciantes dueños de ingenios, tanto en Gran Canarias, Tenerife como La Palma.

 

Pinolere

 

 En la Bubanga, al llegar antes de la curva la carretera es cruzada por el "Camino Viejo de Mamio" seguimos por el de la izquierdo y el sendero está señalado como, "Camino Viejo  de Mamio" y que según el cartel tiene 0,8 kilomeros, el de la derecha pone. "Los Corrales 2,9 km"...El paisaje mirando hacia la Ladera hacia La Cruz de Tea y La Lajita, presenta un tono gris mezclado con tonos pardos y canelos, se debe al "desnudo" de los castañeros, cuyos ejemplares abarrotan y son las únicas especies arboreas del monte, Lomos como el de "La Canaria", el de "Los Bobos" o el "Lomo de La Vieja", se ven salpicados de centenarios castañeros en toda su extensión, todo buen senderista "odia" el piche, por eso el tomar el sendero señalado a parte de una "obligación" moral, también lo es "física", lo hacemos así a pesar de la "prisa" por llegar a La Florida, porque el piche y la infernal bajada de la carretera (Calle Los Cominos) nos estaba matando y haciendo polvo las rodillas y uñas de los pies.

 

 El sendero es precioso, atraviesa huertas de papas bonitas y discurre con bordes de paredes de piedras todas recubiertas de musgo, flores por todas partes, orejas de burro, rosales, incluso dragos, y falsa sábila florecida,  (áloe vera) llegamos a una huerta donde vemos plantado una mata de peramelón y un bonito y restaurado pajero, el perro guardián de la casa que está bien amarrado con una gruesa cadena, alerta a la amable señora que sale hasta el camino para hablar con nosotros, le preguntamos cosas y la historia del "pajero", que nos cuenta con todo lujo de detalle

 

  Es casi la una y media y después de  dar  las gracias y seguimos descendiendo hacia Pinolere, por el sendero que transcurre entre, flores amarillas de estornoduras, brezos y  viñas con las varas "peladas", me fijo que algunas parras han sido "descargadas", (cortes de las varas mayores) para ahora con el creciente de febrero, llegamos a Pinolere y continuamos por la calle de los Cuatro Cantillos, (bajada de La Florida) "Fiesta de San Antonio Abad",

 nos damos prisa en bajar de nuevo la "pegada" de los Cuatro Cantillos, queremos ver la Feria de Ganado, aunque sea un fisco y después "mandarnos" el Puchero.

 

La Florida, Fiestas de San Antonio, Feria de Ganado y...

 

  Los "puntos suspensivos" quieren decir "Puchero", el cual merece por si solo un "capítulo aparte. Llegamos a La Florida Alta desde lo alto de la carretera que baja de Pinolere vemos en una cercado a cuatro cochinos del "país", tres negros y uno manchado (blanco y negro) los cuales parecen "muertos", durmiendo "jocico con jocico" y cubiertos de la fina tierra colorada, para mantener alejados a los parásitos, los cochinos parece que están absortos y no son conscientes del triste y "sabroso" final, en forma de pinchos morunos, carne fiesta, o chuletas y chicharrones, que mas de una decena de sus hermanos ha tenido en la Fiesta de La Florida, tan solo un kilometro mas abajo.

 

   Llegamos a la "Venta de Ramón" en La Florida Alta, y cogemos hacia la izquierda al lado del "torreón" de la Luz, un sendero de cemento a substituido al antiguo camino por el que muchas veces pasé cuando era niño para ir a comprar a "Cas Ramón", pan, café o azúcar, una huerta de chayotas parece haber sido rebuscada a conciencia días pasados, seguramente con la finalidad de servir como ingrediente en el Puchero Popular, Saludo a mi tía y primas, por delante de cuya casa pasamos, nos ofrece café, pero le señalamos el reloj, nos disculpamos y continuamos bajando por el Camino de Los Parrales.

 

   La grúa de una obra "parada", se recorta contra el horizonte e "impacta" ambientalmente, el paisaje, a sus pies las parras  ya no son "vides", sino mas bien cepas y varas desnudas,  a la espera de una la poda de febrero, cuando venga el menguante de febrero, el cielo sigue "medio-cubierto" el horizonte por donde las nubes sobre el mar, luce despejado, los cúmulos se han desgajado en pequeños e hilachadas nubecillas de color "blanquecino", aunque por la "cumbre" aún continúan siendo de color gris y sigue amezando llovizna que no termina de caer, para suerte de los "florideros" y visitantes.

 

 Bajamos la calle La Palma después de sacarles unas fotos a la "Capilla" que se sitúa en el cruce, donde las pequeñas imágenes de San Antonio Abad y la Virgen de La Esperanza, aparecen cubiertos de flores, helechos y productos agrícolas, llegamos a la Plaza de La Iglesia de La Florida, cuando en el reloj de la torre de la Iglesia marca las dos menos un minuto de la tarde, tres mulos ("bestias" en el argot antiguo de la zona) son cabalgadas Calle La Palma arriba en busca de subir a sus jinetes hacia Pinolere, un precioso carnero y un corderito, que lucen el "resguardo" de  una cinta de color encarnado alrededor de su cogote, son conducidos hábilmente por padre e hijo por la calle,  en la rotonda veo un gran manada de cabras que son "ajuntadas" por el cabrero ayudado de un perro, lo cual levanta los aplausos de la gente, vítores cuyo sonido quedan amortiguados por las folias de los altavoces.

 

El Puchero

 

  El Puchero de La Florida, del que ya llevan treinta años seguidos repartiéndolo merecía un capítulo aparte, no ya por el hecho en si de que te den de comer y beber "gratis" sino mas bien por hacer llegar desde aquí el reconocimiento al "trabajo"  y la recolección de todos los ingredientes por parte del esforzado pueblo de La Florida, y así nos integramos en la "fiesta" como uno mas.

   En 50 calderos se han a metido, los días previos al sábado día 28 de enero, los siguientes ingredientes, la mayoría de ellos cultivados o "criados" en La Florida, La Orotava,, 1000 kilos de papas, 800  de carne cochino, 500 kilos de calabazas, 100 gallinas, 400 kilos de chayotas, 200 kilos de gofio, casi 100 kilos de garbanzos, un furgón lleno hasta los topes de coles y decenas de kilos de bubangos, habichuelas, piñas de millo, puerros, ajos o cebolla, perejil,

   Después de las dos de la tarde y cuando termine la Feria de Ganado, se da comienzo al reparto del puchero, tarea de la que se encargan mas de 30 personas, sin duda alguna que cada año es mas el número de visitantes, el año pasado fueron mas de 3.000 y este año las previsiones son parecidas, nuestro grupo senderista, tiene previsto hacer el sábado próximo la ruta Aguamansa, Casa del Agua, Mamio, Pinolere, La Florida y llegar a tiempo para poder degustar y saborear el exquisito puchero canario que tanta fama ha cogido después de 30 años de ser el evento mas importante de las fiestas de San Antonio, de La Florida, La Orotava.

Para mas información sobre actos de la fiesta visita: www.fiestasdelaflorida.com

 

   Mi prima me señala hacia abajo, hacia la Calle del Camino Guanche, donde yo solo veo "pelos", sombreros de mago, y gorras,debajo de las cuales se adivinan las respectivas cabezas de miles de personas, el Puchero lo están repartiendo en un solar sorribado en la Calle Jesús Luis Pérez. Mi primo me da un "tubito" de caña que hace las veces de "vaso", el cual no tarda mucho en estar lleno con un líquido color "tinto" y cuyo olor y sabor, me hacen sentir garganta abajo que estoy bebiendo vino "nuevo".

 

 Sin vergüenza ni pudor nos ponemos a "hacer" cola, hay dos una en el Camino Guanche y la otra en la Calle Luis Pérez, un señor hace las veces de "semáforo" o "guardia tráfico" y de manera alterna va dando paso a unas veinte personas de golpe, que desembocan en una mesa donde dos chichas te dan dos platos plásticos  y una cuchara, uno es para "puchero" y el otro para puchero con gofio y trocitos de carne cochino, pollo y ternera por encima, la "carne" te la pone aparte una señorita.

 

  La gente soporta la cola (nosotros estuvimos unos cuarenta minutos) de una manera educada y conforme, no vimos ninguna discusión y eso que abundaban los "colones", pero da igual va a haber para todos, vemos incluso gente con "tapers" metidos en bolsa "mercadoneras", mi  primo mismo lleva uno, dado que mi tía se quedo arriba, él le va a llevar el puchero, el cual sale de los caldero "jirviendo", desde arriba observo como el chico que amasa el gofio, utiliza una gran pala de madera, y no para de darle vueltas, mientras otro vacía una cantidad de gofio ya "medida" de antemano, veo como sale humo del gran caldero mientra el gofio convierte en sólido lo que estaba allí antes líquido.

 

 Con mis dos platos en cada mano, me voy hacia donde están mis compañeros y familia (sobre un muro de un solar) que hace las veces de mesa, me mando primero el puchero y luego paso a comer el "gofio", el cual acompaño su tránsito hasta la barriga a base de "cañas" de vino tinto, ¡¡exquisito!!, sin duda alguna, para hacer un puchero canario para tres mil personas, hay que ajustar y lograr equilibrar bien, fuego, calderos y sobre todo "cantidad" de ingredientes. Pero lo  han conseguido un años mas, les salió buenísimo.

 

 La "sobremesa" la pasamos en familia, saludando conocidos por parte de mis compañeros y planeando nuevas rutas, y hablando e identificando lugares antiguo de La Florida, que ahora no reconozco dado el gran desarrollo que ha tenido en estos últimos años. Nos despedimos de La Florida y encaminamos nuestros pasos hacia Los Pinos donde dejamos el coche aparcado para regresar hacia Santa Cruz, un barraquito como "postre" sirvió de guinda y punto final a esta jornada senderista, con "alto" para ser participes y disfrutar de las fiestas de San Antonio Abad, y la Virgen de la Esperanza.

 

¡¡HASTA EL AÑO QUE VIENE, LA FLORIDA.!!.

 

FIN.

 

 

Mas fotos de la ruta:

(Haga clic sobre las fotos para ampliarlas)

           

 

 

 

 Fotos: © Copyright 2012.

Uche Perdigón Díaz

Carmen Perdigón Díaz

Textos:

© Copyright  Uche Perdigón Díaz 2012


Cualquier duda, pregunta, información o error, que requieran aclarar o subsanar, sobre el texto, enlaces o imágenes que ofrece la página web, www.senderistas.info pueden dirigirla al administrador de la misma en el siguiente e-mail:

lucperdigon@hotmail.com


Volver al inicio

© Copyright 2011-2012  www.senderistas.info